Diferencias y similitudes formativas entre masculino y femenino

CDRA

Diferencias y similitudes formativas entre masculino y femenino
Por David Anglada Salvanés

Para comenzar la realización de mi artículo, diré algunas cosas sobre mí. Soy David Anglada y cumplo mi tercera temporada en el C.D. Reino de Aragón. Soy el entrenador del grupo senior y además echo una mano en el equipo junior que juega en nacional. Fuera del Reino de Aragón, dirijo varios equipos en el Colegio Santa María del Pilar Marianistas.

La diferencia principal entre mi labor en el Reino y en el Colegio, es que como todos bien sabremos en el Reino los equipos son en su totalidad femeninos mientras que en el colegio sólo dirijo equipos masculinos. Basándome en lo anteriormente mencionado, desarrollaré este artículo acerca de las diferencias y similitudes formativas entre masculino y formativo.

En esta primera parte del artículo, trataremos las diferencias biológicas en cuanto al momento de desarrollo de las chicas, respecto al desarrollo de los chicos. Basándonos en numerosos estudios, podemos afirmar que el desarrollo de las chicas viene en un momento mucho más temprano que el de los chicos.

Entendemos como desarrollo el proceso mediante el cual crecemos y nos desarrollamos hasta llegar al punto de máxima plenitud. Es un proceso que no ocurre de un momento para otro, sino que aparece a lo largo de un tiempo. La maduración en el ser humano se puede enmarcar en diferentes etapas: la infancia, la pubertad y la adolescencia. Sin embargo, hoy en día se considera que esta clasificación por etapas es rígida ya que, según el niño, la educación recibida o la sociedad en la que vive puede variar la maduración. Por todo ello, nos hacemos la siguiente pregunta. ¿Maduran a la vez los niños y las niñas?

La respuesta es no, está demostrado científicamente que la velocidad de maduración cerebral y física de los niños y las niñas es diferente. Existen diferencias de ritmo madurativo en el cerebro femenino y masculino, incluso desde el seno materno que determinan que las niñas maduran antes biológica y psicológicamente.

Si seguimos en esta línea, podemos afirmar que en lo que a baloncesto se refiere, existen numerosas diferencias en cuanto a las diferencias en el momento de maduración presentes, dentro de las cuales nos podemos encontrar con la condición del trabajo básico y específico o con la condición de aspectos del juego como: espacios, jugar por encima del aro, tiempos de respuesta. Todos estos últimos condicionantes, viene determinados por las diferencias físicas que también están presentes en los cambios madurativos.

Por supuesto, no son todo diferencias, sino que también tenemos similitudes, aunque el proceso madurativo sea diferente. Los contenidos de la técnica o de la táctica no tiene por qué variar, los físicos con consideraciones morfológicas como las basadas en el ligamento cruzado anterior (LCA), tampoco y por último los factores de rendimiento básicos y específicos también se mantienen intactos pese a las diferencias antes mencionadas.

El último aspecto que me gustaría tratar es la motivación. Cabe destacar que en muchos casos la motivación en el baloncesto femenino es intrínseca. Es decir, que sea propia de cada jugadora, que tengan la motivación de manera innata. Por otro lado, es los chicos suele ser más frecuente el hecho de tener que basarnos en factores externos, aunque también tengo que decir que, en los últimos años, esta tendencia ha cambiado. Un buen ejemplo de ello es una situación individual de pre-partido en el cual uno de nuestros jugadores/as tiene que defender al/la jugador/a rival con mayor peso ofensivo del equipo.

Masculino: Llamas a tu jugador que has elegido para defender y le dices después de unas directrices técnicas que si se ve capacitado para defenderlo, que si él ve que no va a poder o vemos que no funciona que pondremos a otro, que vaya a tope, que no se preocupe. Para el jugador es un duelo entre jugadores y se “pica” como diciendo… ¿Que no voy a poder con él…? Duelo personal.

Femenino: A la jugadora que crees con mayor capacidad para defender a la jugadora rival, le tienes que facilitar todos los detalles técnicos de la contrincante para que la defienda. Duelo técnico.

Como podemos ver, las diferencias son existentes y reales dentro del mundo del baloncesto y las tenemos que tener muy en cuenta, así como las similitudes, dentro de la etapa de formación de nuestros jugadores y jugadoras.

Para acabar con este artículo me gustaría hablar de mi caso. La diferencia más evidente, como he comentado antes, es que en el CDRA llevo equipos femeninos y en el colegio equipos masculinos. Para mí se me hace igual de sencillo llevar equipos femeninos que masculinos ya que, en ninguno de los dos casos, me he encontrado con ningún problema, sino todo lo contrario, cada uno de mis jugadores y jugadoras creo que son las mejores del mundo, por lo que a mí me respecta no veo diferencias entre masculino y femenino. También es cierto que, en mi caso, en el colegio he crecido con mis jugadores viéndoles desde pequeños ya que esta es mi octava temporada con ellos y por tanto los conozco a la perfección y en el Reino desde siempre he llevado equipos sénior, jugadoras de una edad parecida a la mía, lo que me ha facilitado mucho el trabajo desde el primer día que las entrené.

No Comments

Add your comment

error: El contenido está protegido