La creación del hábito por medio de la Terapia Ocupacional

CDRA

La Creación del Hábito por medio de la Terapia Ocupacional
Por Irene Ortiz

Me parece importante comenzar definiendo brevemente mi profesión, la Terapia Ocupacional, poco conocida por el momento y en busca del reconocimiento que merece. En términos más técnicos, la Terapia Ocupacional es una profesión socio-sanitaria cuyo objetivo es dotar a las personas de mayor autonomía y calidad de vida, cuando esto se ha visto mermado por condiciones físicas, mentales, sociales o contextuales. Lo hace a través de la ocupación como medio de rehabilitación, y actuando en todos los ámbitos que envuelven a la persona.

Se basa en el hecho de que los seres humanos somos seres ocupacionales: cuándo alguien te pregunta quién eres, siempre acudes a tu profesión, a lo que te gusta hacer o a tus roles para definirte (“Yo soy Irene, terapeuta ocupacional, entrenadora y jugadora de baloncesto”). Y en el transcurso de una vida, pueden darse procesos vitales que afecten a tu quehacer, a tu ocupación. No tiene por qué ser siempre una patología o discapacidad, sino también situaciones contextuales como un conflicto bélico o una crisis sanitaria como la que estamos viviendo. Algo que no te permita hacer lo que es importante para ti, y que por tanto, forma tu identidad. Ahí es donde entra la Terapia Ocupacional.

A través de ocupaciones que tengan propósito y significado para la persona, se busca capacitarle para recuperar, fortalecer o prevenir la pérdida de hábitos, habilidades, rutinas o roles ocupacionales para que pueda participar en la medida de lo posible como miembro de su entorno y de la comunidad.

Y en concreto ya, centrándonos en la actividad deportiva, encontramos que el desempeño de la misma involucra a la persona en una ocupación que, además de ser significativa, le aporta beneficios en diversos ámbitos de la vida, la salud y el bienestar:

  • Actividades básicas de la vida diaria: cuidado de la alimentación; vestido para ir a entrenamientos/partidos; tras la práctica, ducha y aseo e higiene personal; movilidad funcional y preparación para la actividad.
  • Actividades instrumentales de la vida diaria: preparación de la mochila deportiva; desplazamiento por la comunidad para llegar al lugar de entrenamiento; relacionarse con compañeros o rivales; mantenimiento de la salud y mejora de la calidad de vida.
  • Descanso y sueño: tras la realización de una actividad física, la calidad del descanso es mayor.
  • Participación social: se desarrollan las habilidades sociales por las relaciones con el entrenador, con los compañeros de equipo, los rivales, etc.; trabajo de la autorregulación al tener que aceptar victorias o derrotas.
  • Ocio y tiempo libre: se explora y participa en un ocio activo, flexible y personal; el deporte es una actividad de ocio caracterizada por ser activa y saludable.

Son numerosos los estudios que mencionan la importancia del deporte y la actividad física en la ocupación del ser humano. Es fundamental para la formación integral de la persona, es decir, de todas sus áreas de desarrollo: físicas, psicológicas y sociales. Los estudios también destacan su influencia en el desarrollo moral y en la obtención de diversos valores sociales y personales, como el compromiso, el respeto o el esfuerzo; así como se sabe que tiene altos beneficios en los procesos de socialización, procesos cognitivos, rendimiento escolar o laboral y mejora de la calidad de vida.

Una de las imágenes que definen a la Terapia Ocupacional es el diagrama del equilibrio ocupacional entre las áreas básicas: autocuidado, productividad y ocio. En el día a día se debe conseguir un equilibrio vital entre estos aspectos, aunque no siempre es fácil, como hemos podido observar claramente durante el confinamiento. El deporte lo encontramos fundamentalmente en el área del ocio, pudiendo formar parte del autocuidado e incluso de la productividad. Nos puede ayudar a encontrar ese balance organizando nuestra vida. Por ejemplo, en el Reino: el área del ocio está cubierta con la práctica deportiva; el autocuidado se trabaja en los hábitos de cuidado del cuerpo con el deporte, el calentamiento, la vuelta a la calma o el cuidado de la alimentación y la hidratación; y la productividad (que en el caso de nuestras jugadoras son los estudios) está cuidado con el control de las notas para medir la carga de trabajo y la creación de rutinas en entrenamientos que pueden ser aplicadas al estudio. Cuando se crea un hábito deportivo, creamos compromiso. Este compromiso puede organizar la vida llevándonos a ese equilibrio ocupacional.

 

Por último, voy a dar una breve pincelada sobre la influencia del deporte en los procesos mentales. Realizar alguna actividad física supone una mejora sustancial de algunos procesos cognitivos como la atención, el control de la inhibición o la memoria de trabajo, independientemente de la edad. También está demostrado que el deporte reduce la ansiedad y la depresión, y mejora significativamente la autoestima. En el caso del baloncesto, todo esto se apoya además en un equipo. La pertenencia a un grupo incrementa otros muchos valores como la confianza, la expresión de sentimientos o el sentimiento de formar parte de algo dónde eres una pieza importante. Es vital crear un hábito positivo en la dinámica grupal para evitar otros aspectos mentales como la tensión y la presión en competición, la autoexigencia o el sentimiento de inferioridad.

Para despedirme, os deseo a toda la familia del Reino para este año que comienza, mucho equilibrio ocupacional: que no falte el trabajo, buena salud y que nos mimemos mucho, y poder disfrutar de nuestro ocio favorito, el baloncesto.

BIBLIOGRAFÍA
Ambroj, M. E. Grado en Terapia Ocupacional.
Bacelar Pousa, S. (2014). Deporte y calidad de vida en personas con discapacidad física.
Ramírez Rosa, S. (2016). Estudio comparativo de las competencias del Terapeuta Ocupacional en Actividad Física y Deporte Adaptado.
Ramírez, W., Vinaccia, S., & Gustavo, R. S. (2004). El impacto de la actividad física y el deporte sobre la salud, la cognición, la socialización y el rendimiento académico: una revisión teórica. Revista de estudios sociales, (18), 67-75.
Ruz, M. L. G., Moreno, J. M., Ungría, D. M., Cerdán, E. M., & TelleríaOrriols, C. (2020). Estudio experimental: nuevos enfoques de terapia ocupacional en el deporte. Revista Terapia Ocupacional Galicia, 17(1), 46-54.
Segura Pérez-Chuecos, M. C., Cambra Aliaga, A., & Olivar Noguera, I. Intervención de terapia ocupacional en un caso de disfunción en la habituación.

No Comments

Add your comment

error: El contenido está protegido