El inicio y creación de una generación

CDRA

El inicio y creación de una generación
Por Puerto Artal

Una de las tareas más importantes a la hora de comenzar con un grupo nuevo, en el que incluso los componentes no se conocen de antes, es conseguir una buena cohesión entre ellos/as. ¿Cómo? Por desgracia, no es tarea fácil ni hay una fórmula mágica. Sin embargo, me atrevería a decir que en el baloncesto, y en el deporte colectivo en general, tenemos la suerte de encontrar una vía que ayuda a que los niños conecten y consigan el objetivo de formar algo tan bonito y con tanto valor como es un EQUIPO. Lo dicho, no es sencillo llegar a formar un equipo, cuesta trabajo y se necesita el esfuerzo de cada uno. Para conseguirlo, es clave que vean el venir a entrenar como un lugar cómodo, que lleguen y sientan que están en un entorno de aprender y de divertirse jugando a baloncesto. Los valores que pueden recalar en su personalidad por el simple hecho de pertenecer a un equipo son innumerables, es un tesoro y es muy importante que se sientan parte de él, y que lo cuiden.

El comienzo de una generación, en el club hemos visto claros ejemplos, suele coincidir con el paso de alevín a preinfantil. Es una etapa de cambios, y como todo cambio supone un reto. ¿Cómo podemos ayudar a superar este reto? Crear ilusión. Si se ilusionan, querrán venir a entrenar, si entrenan juntas podrán empezar a formar un equipo, y si se forma equipo, reto casi superado. Dicho así parece sencillo, pero requiere tiempo y dedicación.

 

En el Reino se facilita este trabajo, las chicas del equipo pasan muchas horas juntas durante la semana que les permite desarrollar una rutina de trabajo que todo el club comparte y que hace el día a día mucho más sencillo y cómodo para todos. En el club hablamos todos el mismo idioma, y eso se nota a la hora de trasladarlo a las jugadoras. Además, se proponen numerosas actividades (media day, liga interna, … ) a lo largo del año que ayudan a construir grupos sólidos, se animan a formar parte del club y eso se refleja en el devenir de los equipos y la relación entre las jugadoras. Al final, lo que intentamos conseguir es que se enganchen al baloncesto, que lo vean como parte de sus vidas y que se sientan parte esencial de todo el proceso.

Es importante llegar a conocer a cada uno de los jugadores/as del equipo desde el inicio, son los protagonistas. Entender las necesidades de cada uno, potenciar sus fortalezas y ayudar en sus debilidades, teniendo en mente que no todos van a seguir el mismo ritmo. A partir de ahí, y teniendo claros los objetivos específicos de cada etapa, es nuestro trabajo inculcar que el esfuerzo individual es lo que va a marcar que el equipo funcione.

Tener la satisfacción compartida con las jugadoras de que cada semana aprenden y que lo aprendido tiene un reflejo en el juego del equipo, en la manera de funcionar de cada semana. Dentro de este proceso de aprendizaje durante su formación no solo entran aspectos técnico-tácticos propios de la práctica de baloncesto, son parte fundamental sin duda, pero no nos podemos olvidar que nos asentamos en unos valores que son muy importantes para su desarrollo, y sin ellos el proceso cojea. Semana tras semana, están de manera indirecta demostrando compromiso, capacidad para trabajar en equipo, disciplina, perseverancia, esfuerzo…, a partir de los entrenamientos, de cumplir con las normas que se dictan desde el club y de tener una responsabilidad individual con el equipo. Quizá no lo sientan a corto plazo pero todos estos valores que se transmiten y se van desarrollando durante su formación van creando un poso que traspasa lo deportivo.

 

Lo ideal es ver cómo un equipo va avanzando año tras año, como un bloque, con piezas que se caen, y piezas que entran y consiguen encajar a la perfección, o quizá no, pero al fin y al cabo el equipo no se hunde. Ojalá encontrar esta idealidad y que el reto se vea superado por completo. Sin duda, es en lo que trabajamos día a día en el club, donde cada vez son más las chicas que se apasionan por este deporte, y esperemos que se sumen muchas más.

No Comments

Add your comment

error: El contenido está protegido