El verano de la responsabilidad

CDRA

Llegamos a la mitad del mes de julio, adentrándonos de lleno en el verano de 2020, aquel que será recordado como el año de la pandemia de COVID-19, ese coronavirus que paró el mundo y trastocó las vidas a todos.

Salimos del túnel

Tras un período de confinamiento, por fin se empezaba a hablar de un nuevo concepto, la desescalada. Ha sido un camino de trabajos afectados, curso académico y hasta algo menor como las competiciones deportivas. Fases de desescalada, curva que se empezaba a aplanar y algo de luz al final del túnel. No deberíamos olvidar tan rápido todo lo que hemos pasado hace muy poco y, sin embargo, parecemos empeñados en dejarlo atrás a base de borrar lo amargo del momento y lo mal que lo pasamos. Será un mecanismo mental del ser humano a modo de instinto de supervivencia quizá, pero no parece lo más inteligente.

Hemos podido volver a las calles, hemos vuelto a encontrarnos con los familiares y amigos, hasta hemos vuelto a practicar deporte pero no deberíamos empeñarnos en olvidar que el virus sigue ahí y que sigue siendo un riesgo grave para la salud de muchos. Dicen que el que olvida su historia está condenado a repetirla. Recordemos lo que era estar en casa sin salir para nada salvo para una vez a la semana hacer la compra.

Un verano para ser responsables

Si nos preguntaran ¿qué es lo que quieres para el verano? ¿para la vuelta del periodo estival? Posiblemente diríamos todos que poder vivirlo con tranquilidad, volver a las rutinas, empezar un curso normal y hasta una temporada deportiva con normalidad. Pues está en nuestras manos, y a veces parece que se nos olvida. 

Desde nuestro club no dejaremos de hacer llamamientos a la responsabilidad a toda la sociedad pero especialmente  a nuestra Comunidad para que no bajen la guardia, que no se confíen y con ello lleguemos a caer en lo que ya hemos pasado. Está habiendo rebrotes y los está habiendo especialmente en gente joven que sale de fiesta, se reúne con los amigos y lo hace sin tener presentes los riesgos que hay en algunas conductas. Los jóvenes pueden ser infectados, pueden ser asintomáticos pero también pueden verse gravemente afectados. Os pedimos a todos no infravalorar los riesgos. Habréis observado que en la actividad deportiva del club hemos establecido protocolos de prevención y actuación destinados a minimizar el riesgo de contagio y para ello contamos con la colaboración de todos vosotros. No debemos relajarnos. A buen seguro que todos estamos deseando que llegue septiembre y tengamos ya a la vista una temporada de baloncesto que podrá ser muy ilusionante. Lo será si todos conseguimos que se pueda disputar con normalidad y para ello todos y cada uno tenemos nuestra cuota de responsabilidad.

 

Un verano para disfrutar, sí, pero mejor un verano con precauciones un poco incómodas a veces que un verano en que nos manden a todos de nuevo a casa por imprudencias innecesarias. Especialmente vosotros, los jóvenes de nuestro club, las familias, seamos ejemplo para los demás, demostremos que se puede pasar bien, aprovechar el verano, practicar deporte y ser responsables. No queremos rebrotes, no queremos segundas olas, no queremos más vivir con miedo porque la vida, como decía un amante del baloncesto como Andrés Montes, puede ser algo maravilloso. No la estropeemos.

Hoy ya sabemos mucho más del virus y su propagación, sin embargo aún lo que sabemos es muy poco. Sabemos que la principal vía de propagación es la respiratoria especialmente en espacios cerrados, por proximidad, y el contacto directo. ¡¡Usemos las mascarillas!! Hagamos que no sean un elemento decorativo para el codo o el cuello, usadlas por favor. No hay nadie inmune y podemos contagiar a los mayores, y en ellos especialmente puede resultar letal. Higiene y prevención, no hay más receta ni nada más efectivo. 

Mientras tanto, disfrutad del verano, de los amigos, del deporte y de las vacaciones atípicas de este 2020 bisiesto y maldito. Disfrutadlo como se puede, con responsabilidad, tan sencillo. No se trata de no sacarle partido, se trata de que cada uno tenemos parte de la solución al problema y buscar el equilibrio adecuado entre responsabilidad y disfrute.

Volveremos a las pistas, a disfrutar de nuestro deporte. ¡¡Vamos Reino!!

No Comments

Add your comment

error: El contenido está protegido