Entrevista a Adrián Cebada

CDRA

Penúltima entrevista a los componentes del staff técnico del club, en esta ocasión charlamos con Adrián Cebada, piedra angular del proyecto Reino, un entrenador que pese a su juventud acumula amplia experiencia como jugador y entrenador. Esta temporada dirigiendo a nuestras junior y al grupo cadete A, ambos en Campeonato de Aragón, ha disfrutado con la entrega y juego de sus grupos como nos cuenta a continuación.

ENTREVISTA CON… ADRIÁN CEBADA

 

1.- Lo primero para empezar esta pequeña entrevista, ¿cómo estás? ¿cómo estás llevando el confinamiento?

Hay días mejores y días peores. Algunos días amanezco con ganas y soy productivo, y otros en cambio viene el bajón, la pesadez, la nostalgia…Ya son muchos días confinados, habiendo visto detenidas en seco nuestras vidas y nuestros planes, y es normal pasar por diferentes estados de ánimo. Sin embargo creo que hay que verlo también como una oportunidad de estar con nosotros mismos, aprovechar para escucharnos, reflexionar, y tomar perspectiva del rumbo de nuestra vida. Como veis hoy me ha tocado el día filosófico…

2.- Cuéntanos cómo te organizas en el día a día, tus rutinas.

La verdad que voy variando mucho estas rutinas, según me voy sintiendo, para evitar caer en la monotonía. Por lo general intento aprovechar las mañanas para realizar las tareas de la universidad, hacer el trabajo físico del Reino, o hacer la compra, aunque hay días en los que vagueo del todo y me despierto tarde. Las tardes consisten en estudiar inglés, jugar a videojuegos, ver series o películas, jugar a algún juego de mesa o de cartas con mis padres… Por suerte, tenemos muchas alternativas de ocio, para consumir cultura, y para mantener el contacto social por vía telemática.

3.- ¿Cómo afecta o piensas que afectará en tus estudios o trabajo?

Ando con un ojo puesto en la universidad, a ver qué sucede finalmente con las clases presenciales, las formas de evaluación, la forma de realizar y presentar mis trabajos de final de grado, y demás cuestiones que nos tienen un poco inquietos. El trabajo, como tantas otras cosas, también es una incógnita pues no sé lo que ocurrirá con las entrevistas y procesos de selección de los que estaba pendiente.

4.- Pasemos al tema deportivo y echemos un vistazo atrás. ¿Cuál sería tu primer recuerdo vinculado al baloncesto?

Mis primeros recuerdos vienen de jugar con mi padre y mi hermano en las canchas exteriores del Olivar del que éramos socios. Yo jugaba a fútbol de portero, pero disfrutaba aprendiendo cosas de ellos. Tras una lesión en el cúbito y el radio aproveché para colgar los guantes y atreverme por fin con el basket, y recuerdo que lo primero que hice fue participar en los campus urbanos de verano del Club Baloncesto Zaragoza, donde jugaba mi hermano, y donde empezaría a jugar después del verano.

5.- Haznos un breve resumen de tu historia con el baloncesto hasta llegar al C.D. Reino de Aragón.

Milité en el CBZ desde los 10 años hasta los 16, 7 temporadas de alevín hasta junior  de primer año donde disfrutar de grandes entrenadores (Toño Martín, Miguel Giménez, Nacho Pardos, Santi Pérez, Javier Gastón, José Luis Ereña, Sergio Lamúa, Lorenzo Galindo, Tomás Martín, Alberto Mora, Ángel Rovira…) y donde me inculcaron la “Pasión por el Basket”. Pude formar parte de un gran equipo con el que compartí 2 campeonatos de España y enormes vivencias que me formaron como persona y como jugador.

El segundo año de junior jugué en Stadium Casablanca con Paco Lamuela y Pepe Oseira donde compaginé el junior y el 1ª Nacional, para posteriormente recalar en el CB Juventud Utebo en mi primera temporada senior para jugar en 1ª Nacional y donde Fernando Peiró me ofreció la oportunidad de comenzar a entrenar.

Una vez cogida la pizarra es difícil soltarla, y desde que comencé en Utebo he seguido entrenando en CBZ, La Salle, y por último en esta bendita “locura” que es el CD Reino de Aragón.

6.- Es comparable la visión y el modo en que se vive el baloncesto desde la perspectiva de un jugador o dirigiendo desde el banquillo?

Creo que la pasión debe ser la misma, soy de los que piensan que el baloncesto es la vida, si no lo vas a dar todo mejor dedícate a otra cosa. Como jugador hay que estar preparado para trabajar, mejorar, superarse a uno mismo, y para “morir” por el equipo; y un entrenador del mismo modo debe también esforzarse cada día para motivar, enseñar, y formar a sus jugadores. En definitiva, creo que en ambas facetas debe premiar el compromiso y el sacrificio por el grupo y por un objetivo, y ser mejores deportistas y personas cada día.

7.- ¿Qué dirías que es lo más positivo y lo menos positivo que ves en cada perfil, como jugador y como entrenador/a?

Como jugador eres el protagonista de este juego, tienes todos los medios a tu disposición para simplemente disfrutar jugando a baloncesto. Cuando eres jugador a menudo no te das cuenta de las posibilidades que tienes hasta que se acaba esa etapa. 

Como entrenador eres el capitán del barco, el jefe, lo cual conlleva muchas responsabilidades pues ser el que toma las decisiones implica acertar pero también equivocarse y siempre asumiendo la responsabilidad para bien o para mal. Para mí como entrenador es muy gratificante por un lado ver los frutos del trabajo diario tanto en el colectivo viendo como un equipo mejora y es capaz de hacer buen baloncesto e ir cumpliendo los retos que se propone, como en lo individual ayudando a sacar su potencial a jóvenes jugadores de baloncesto y de algún modo lograr incidir positivamente en su formación como personas.

8.- Para entrenar a un equipo hay que tener formación reglada, los típicos cursos de entrenador pero, ¿eres de los que buscan y devoran todo tipo de información para complementar la titulación o digamos que eres más autodidacta y dejas que sea la experiencia la que te vaya formando?

Soy de los que piensan que los títulos y los cursos como tal no te capacitan para ponerte al frente de un grupo y por supuesto no te hacen entrenador. Ser entrenador no es leer unos ejercicios y plantearlos en un entrenamiento, es capacidad de reflexión sobre gran cantidad de conceptos técnicos y tácticos para adaptarlos al grupo y a los jugadores que tienes delante. Es necesaria tener esa “madera de entrenador” para comunicar, convencer, disfrutar y hacer disfrutar, y también para tomar decisiones. Por supuesto en cursos y formaciones se pueden aprender infinitas cosas de la experiencia de grandes entrenadores que actúan como ponentes y profesores, pero todo esto sin pasar el filtro de uno mismo y luego el saber cuando y como aplicarlo no sirve de gran cosa.

9.- ¿Con qué entrenador o entrenadores profesionales te identificas más? Por conocimiento, filosofía, personalidad…

Por suerte vivimos un momento en el que el nivel de entrenadores, sobre todo nacionales, que vemos en la élite es altísimo. Hay muchos de los que coger detalles y de los cuales aprendo tanto viendo a sus equipos como buscando sus clinics. Sin embargo, en mi formación como entrenador siempre he utilizado más como referente a entrenadores cercanos con los que he tenido la suerte de convivir, bien porque me han entrenado, o porque he podido aprender de ellos como Toño Martín, Santi Pérez, David Valero, Javi Aladrén y por supuesto el maestro Ereña.

Creo que la formación y mejora de un entrenador debe ser continua, y últimamente es un lujo poder contar con la ayuda de entrenadores jóvenes de gran talento como son Pardos, Lafu, y Puerto, que me aportan ideas nuevas, y que me hacen replantearme  y mejorar las ya establecidas.

10.- Pregunta peliaguda, ¿baloncesto masculino o femenino? ¿Qué diferencias ves entre ambos y con cuál consideras que se “disfruta” más de la esencia del baloncesto?

El baloncesto es baloncesto y punto. Yo tengo la suerte de entrenar chicas y chicos, y quitando las diferencias anatómicas y físicas, no creo que haya diferencia entre uno y otro en la práctica del baloncesto. No enseño diferentes ocupaciones espaciales, no trabajamos el bloqueo directo de forma diferente, ni enseño a tirar diferente. Un buen tiro es un buen tiro, un buen bloqueo es un buen bloqueo, y una situación táctica bien ejecutada lo es independientemente de si lo juega una jugadora o un jugador.

11.- ¿NBA o Euroliga?

Disfruto muchísimo de ambas competiciones, si bien antes era un gran seguidor de la Euroliga, creo que el nivel actual de la NBA es tan alto que no podría decidir. En el baloncesto femenino aun hay más igualdad, pues al jugarse Euroliga y WNBA en diferentes fechas tenemos el lujo de ver en ambas ligas a las mejores jugadoras.

En el baloncesto americano, las capacidades físicas y atléticas de los jugadores son muy grandes, lo que unido a su preferencia por el trabajo técnico en categorías de formación nos da como resultado a auténticos jugadorazos capaces de ejecutar cualquier situación del juego.

Como entrenador me gusta más la sencillez del juego que veo en la NBA, conceptos tácticos más simplificados para que brille la capacidad del jugador de obtener las ventajas, mucho 1×1, transiciones, “spacing”, en definitiva el espejo que querría para un equipo de formación. Por supuesto quiero aprovechar para desmentir la gran falsedad de que “en la NBA no se defiende”… por supuesto las características de la competición hacen que haya partidos de liga regular con menor importancia o tensión, y que el reglamento limita algunos detalles de defensa colectiva que tenemos instaurados aquí, pero los detalles de técnica individual defensiva que se pueden ver en la NBA a nivel de pies y uso de manos son increíbles y que a mi personalmente me ayudan mucho a la hora de enseñar baloncesto.

En Europa vemos, por lo general, un juego más colectivo con mayor número de sistemas largos o sistemas cerrados pero que de igual manera nos deja espejos en los que mirarnos para enseñar baloncesto: El Panathinaikos y el Fenerbahce de Obradovic, el CSKA de Messina e Itoudis, El Barça de Pascual, el Maccabi de David Blatt

 12.- Uno o varios jugadores/as que consideres que han marcado tu pasión por este deporte.

Soy un romántico de los jugadores talentosos, de esos jugadores que llevan el baloncesto en el cuerpo. Mi jugador favorito español siempre ha sido Juan Carlos Navarro, y competía en el ámbito europeo con mi pasión por Papaloukas, Diamantidis, Spanoulis, Jasikevicius, Teodosic, Ilyasova

Si cruzamos el charco, tengo predilección total por Manu Ginobili, y los qué más me han hecho disfrutar últimamente han sido Stephen Curry y Kevin Durant.

En femenino me voy a quedar con 3 talentazos como son Laia Palau, Diana Taurasi, y mi favorita: Alba Torrens.

 13.- Volvamos al presente. ¿Piensas que se va a poder volver a competir y terminar al menos las ligas 2019/20 interrumpidas?

 Estoy convencido que de alguna manera u otra podremos retomar lo que empezamos, y finalizar esta temporada entrenando y compitiendo en el ámbito y al nivel que sea. Nuestra capacidad de reinventarnos se verá puesta a prueba cuando la normalidad vaya volviendo.

 14.- ¿Cómo describirías el momento deportivo en que estaba tu equipo en el momento del parón?

El equipo junior iba encontrando cada día más su esencia, logrando ser más equipo, más consistencia en el juego y compitiendo mejor en la complicada categoría que afrontamos.

Por otro lado, el equipo cadete se encontraba en la recta final, tras haber cumplido con creces los objetivos y habernos hecho disfrutar de grandes momentos de baloncesto, nos encontrábamos líderes de la competición y a 3 semanas del Campeonato de Aragón.

15.- ¿Qué expectativas tenías para lo que quedaba de temporada?

El junior tenía pendiente dar ese pasito más de entrega y competitividad para sumar alguna victoria importante en lo que restaba de liga regular, y tener el magnífico premio de disputar el Campeonato de Aragón Junior.

En cuanto al cadete… es difícil explicar con palabras la impotencia ante la situación. Este maldito virus le ha robado a un grupo increíble en una temporada irrepetible la posibilidad de luchar por ser campeonas de Aragón, de obtener uno de los 3 billetes al Campeonato de España Cadete, así como de poder competir en el Torneo Internacional de Semana Santa del Olivar.

Nos hemos quedado sin premio, pero como siempre intenté inculcarle a las chicas, lo importante era el camino, y este grupo ha disfrutado, ha mejorado, ha competido, y ha logrado vínculos y experiencias más importantes y que perdurarán más tiempo que una medalla.

El baloncesto nos debe una, y estoy seguro de que este grupo volverá a tener la oportunidad de competir con las mejores.

16.- Si por el contrario no se vuelve ya a competir y se diera la temporada por zanjada, ¿qué nota le pondrías a tu equipo?

Ante los grupos de chicas sanas, divertidas, y comprometidas que tengo la suerte de dirigir no puedo poner otra nota que no sea un sobresaliente a ambos.

17.- ¿Cuál dirías que es el punto fuerte o el rasgo más significativo de tu grupo?

La generación 2003 son un grupo que se ha hecho a sí mismo, que ha llegado a competir a los niveles más altos viniendo de los más bajos. Un auténtico ejemplo de entrega y de pasión por este deporte. Nunca hemos sido las más altas, las más fuertes, ni las más buenas, y sin embargo siempre hemos sido capaces de superarnos y de competir a gran nivel jugando un muy buen baloncesto a pesar de nuestros handicaps.

El grupo de 2004 es auténtico “rock and roll”, un ejemplo de garra y de intensidad. Un equipo muy difícil de batir que ha evolucionado de ese despliegue defensivo y derroche físico de las 5 jugadoras sobre el campo hasta deleitarnos en cada partido con detalles técnicos impensables hace un año, y ricos conceptos tácticos. Como me decía mi buen amigo Javier Aladrén, es un equipo muy agarrado y eficaz tácticamente en el que cada jugadora asume su rol y suma.

18.- ¿El mejor momento de la temporada? ¿Y el menos bueno?

Es difícil quedarme con solo un momento bueno, porque la verdad que he disfrutado mucho de la temporada. Estaba en ese nivel de implicación en el que disfrutaba tanto cuando las cosas salían bien y todo era satisfacción por el trabajo bien hecho, como cuando las cosas se torcían y tocaba apretar para revertirlas.

Por ser un poco concreto, con el grupo cadete me voy a quedar con las 3 victorias ante nuestras rivales por el título (CIA, Stadium, y Helios), y la fenomenal racha de juego del mes de Enero con auténticos partidazos ante Stadium, Helios A2, y Stadium Venecia.

Con el grupo junior me quedo con los partidos ante Helios, en los que competimos durante casi todo el partido contra grupos muy complicados, y los torneos disputados en Navidad, tanto el de Azúa como el de Esplugues.

El momento menos bueno ha sido el de las fatídicas lesiones. Ha sido muy duro sufrir 3 desafortunadas lesiones de Ligamento Cruzado, pero será gratificante verlas superarlas y volver más fuertes.

19.- Un adjetivo calificativo que definiría a tu grupo y el trabajo de esta temporada con él.

Que complicado me lo ponéis… si solo puedo usar un adjetivo para definir el trabajo de la temporada me tomaré la licencia de coger 2:

Ilusionante y emocionante.

20.- ¿Un mensaje a tu equipo desde este confinamiento? ¿Y para la “afición”?

A nuestra generación le ha tocado por primera vez salir de la zona de confort, y tener que hacer frente a una situación que nos supera a todos como individuos. Por suerte, nuestra labor es sencilla, ser responsables y quedarnos en casa para evitar la propagación del maldito virus.

Chicas, todo lo que hemos vivido y aprendido esta temporada no es en balde aunque no podamos acabarla como merecemos. El baloncesto te devuelve lo que le das, así que no tengo ninguna duda de que cuando el balón vuelva a botar en Pompiliano, volveremos a asumir nuevos retos y a disfrutar de este bendito deporte.

Ojalá pronto nos veamos todos en las pistas disfrutando de lo que nos gusta, el baloncesto y la vida saludable. Que acabe este mal sueño del mejor modo posible, gracias por concedernos este tiempo.


No Comments

Add your comment

error: El contenido está protegido