info@cdreinodearagon.es

Sin compromiso no hay equipo

Por Jorge Lafuente

El sacrificio personal y la sana competitividad, forman parte en la vida de un deportista. Son compañeros de viaje de los deportistas que tienen el empeño y la convicción de querer progresar y mejorar día a día. No es la receta milagrosa para garantizar el éxito más elevado, pero sí que su ausencia es garantía de no llegar nunca a metas satisfactorias. 

El baloncesto es como otros muchos un deporte de equipo en el que la convivencia es fundamental. La buena química entre los jugadores del equipo te da ese salto de calidad que les falta a algunos grupos individualmente. Pero para que todo funcione y sea un juego de equipo de verdad, la característica más importante es el compromiso

Si todas las personas de un equipo están comprometidas, se puede superar cualquier tipo de crisis, deportivamente hablando. Pero a veces, algunas personas no están lo suficientemente comprometidas con los miembros del grupo. Entonces es cuando empiezan los problemas. 

En un equipo deportivo a nivel de juegos escolares, esta ausencia de compromiso, no suele crear graves problemas que compliquen la relación entre jugadoras ya que se anteponen esas relaciones personales de amistad al margen de la actividad deportiva. Afecta simplemente a la dinámica y progresión del grupo como consecuencia de un trabajo diario en las rutinas de entrenamientos de baja productividad.

En un deporte donde el trabajo en equipo es vital, las jugadoras necesitan conocerse para poder mejorar, técnica y tácticamente, y también para así poder crear lazos de amistad, solidaridad y compañerismo. Con todo esto obtendremos resultados que mejoren a buen seguro el rendimiento del conjunto. Unos objetivos comunes, unas dinámicas de trabajo compartidas y una satisfacción grupal serán lo que fortalezca al equipo comprometido.

En una temporada tan larga, si se normaliza esta mala actuación de un bajo nivel de compromiso, algunos integrantes del grupo pueden reincidir y con ello acabar por bajar el rendimiento del conjunto y sembrando la desmotivación general.

Aquella jugadora que reitere esta situación, debería reflexionar acerca del mal que está causando al grupo. En general todo deportista que no encuentra una motivación en la propia práctica del deporte y en el afán de superación, como poco debería de plantearse si la disciplina deportiva de grupo es la adecuada a su actitud. Es lícito practicar un deporte por el mero hecho de hacer una actividad física sin más, pero hay que tener claro que cuando se entra a formar parte de un grupo no vale ir por libre. Estar en un equipo supone aceptar unas normas y una dinámica de trabajo, respetar a los compañeros y esforzarse por el bien común.

“Cuando se entra a formar parte de un grupo no vale ir por libre.”

La progresión de equipos escolares de alto nivel puede verse afectada por estas actitudes egoístas. Mientras los rivales no piensan en otra cosa que no sea mejorar para obtener beneficios deportivos y de convivencia, el equipo con falta de compromiso y actitud no puede seguir el ritmo de sus competidores, se retrasa esa progresión o incluso no logran alcanzar nunca su mejor punto. El egoísmo campa a sus anchas y están condenados al fracaso.

Los mejores equipos están orientados a obtener resultados desde el compromiso y el trabajo y entre ellos existe la chispa y la confianza para conseguir cada vez mayores logros sabiendo que la fortaleza del grupo hace más fuertes a cada uno de sus miembros.

Es por eso, por lo que esos grupos afectados por una posible falta de compromiso, deben tener la suficiente confianza para dialogar entre ellos y conseguir dar el 100%. La comunicación es fundamental para lograr un compromiso pleno y ser equipo.

Sin compromiso no hay equipo.

Comentarios: 1

  1. Observador dice:

    Perfectamente planteado. El compromiso es la base de cualquier grupo.
    De ahí que en ciertos clubes decidan hacer equipos de 7 u 8 jugadores, así es más facil conseguir el “compromiso”, y además presumir de formación deportiva (por favor notese la ironia).
    De todas formas si falta compromiso, también se puede tirar de teléfono y buscarlo fuera. La pena es que no siempre da los frutos esperados…

Añade tu comentario

error: El contenido está protegido