info@cdreinodearagon.es

Taller de emociones para familias

Hoy ha tenido lugar en el Pabellón de Escolapias Pompiliano nuestro taller para familias “Gestión de las emociones durante los partidos para padres de deportistas“. La exposición era a cargo de nuestro preparador físico Héctor Gutiérrez en su faceta como educador y orientador en el mundo del deporte. Os hacemos un breve resumen para los que no habéis podido acudir al taller.

LAS EMOCIONES EN LA GRADA

Como familias de deportistas toca lidiar con las emociones que nos produce la actividad de nuestros hijos. A la ya de por sí exigente labor de ser padres, se une en la grada el nerviosismo lógico de una competición deportiva en la que nuestra hija o hijo está involucrado. No resulta fácil a veces encontrar ese equilibrio emocional entre la responsabilidad y el espectador de un espectáculo deportivo lleno de emociones de todo tipo.

Vaya por delante que competir no es malo, que querer ganar es algo que de por sí no es nocivo para la formación de jóvenes deportistas. Así nos lo recalcaba Héctor en el inicio de la charla. Estamos en un deporte como el baloncesto en que dos equipos juegan para ganar al otro y eso produce situaciones de nervios y responsabilidad pero hay que asumirlas como algo normal en la propia actividad. El saber gestionar correctamente todo eso es lo que nos ocupa en este taller.

Preguntadas por los aspectos menos positivos de la temporada nombraban a Héctor las chicas del Reino los errores arbitrales. Por supuesto con un mínimo razonamiento, se daban cuenta que tanto árbitros, jugadores, como los propios entrenadores no están exentos de cometer errores. Hay que intentar aceptarlos como parte del juego e intentar mejorar la parcela de cada uno que es sobre la que realmente tenemos control. En relación a las polémicas arbitrales las chicas también sufren por cómo reacciona la grada ante ellos y había dos preocupaciones en ellas: los posibles gritos, malos modos o incluso insultos por parte de sus padres/madres y también les preocupa que de esa situación se pueda ir a más llegando a producirse agresiones o situaciones violentas. 

SITUACIONES DE TENSIÓN Y SU GESTIÓN

Esas situaciones en que los partidos están “calientes”, en que un arbitraje puede parecer condicionar un encuentro, en que la tensión empieza a apoderarse de nosotros como padres es cuando debemos de tener unas estrategias preparadas para afrontarlas. 

Una de las claves que nos da Héctor es que debemos de pensar en el auténtico origen de que nuestras hijas hagan deporte, estén en el club. Todos coincidimos en que el motivo de la actividad deportiva es que hagan una actividad física, un estilo de vida saludable, trabajo en grupo, solidaridad… En los momentos en que esa tensión se apodera de nosotros no debemos de olvidar el motivo que nos ha llevado allí.

Otra de las claves consiste en el mecanismo de la emoción en sí mismo. Antes de toda emoción hay un pensamiento que la dispara. Por tanto, controlando el pensamiento podemos llegar a la emoción correcta. Es un buen ejercicio el tener preparados una serie de pensamientos que nos sugieran cosas positivas, tener esos “cartuchos emocionales” que nos ayuden a controlar las situaciones de estrés. Quizá el primero y más efectivo de estos “cartuchos” sea el pensar lo que acabamos de oír de propia voz de las chicas, que no quieren que las avergoncemos en la grada.

Como otra herramienta más hacemos una foto del grupo de padres que hoy hay en este taller. La preocupación por ser padres y madres responsables les ha hecho estar en esta charla y esa imagen del grupo puede reforzar a la hora de controlar las emociones. Esto nos debe de recordar que el verdadero motivo de todo, divertirse haciendo un deporte y, como padres, verlas contentas con la actividad y no preocupadas por la reacción de sus familias.

La emoción cambia si cambiamos el pensamiento

Perfectamente válida es la opción de algunos de salir de la grada y tomar el aire, dar un vuelta y desconectar del ambiente. Es un modo de poner distancia con la fuente de estrés. Igualmente, poner distancia con una persona que está en la grada perdiendo los papeles pero hacerlo discretamente y sin pretender corregirlo ni criticarlo es una estrategia positiva. A alguien que está exaltado no hay que intentar pararlo, no funciona. Es mejor separarse de él. Es importante saber que para los entrenadores, la mejor manera para enseñar a las chicas a respetar a los árbitros es que la grada lo haga.

Los tiempos muertos y los descansos en los partidos son momentos muy propicios para desconectar de las tensiones de un encuentro en la grada. Los entrenadores suelen pedir los tiempos muertos para corregir dinámicas anímicas de la pista y no ayuda nada si en la grada se sigue manteniendo el mismo ambiente a pesar de estar el juego detenido. Para la grada un tiempo muerto, un final de cuarto o descanso de partido debería de suponer [descanso -> reflexión]. Aprovechar para calmar y practicar las técnicas de control de emociones que estamos viendo.

¿QUÉ ESPERAN DE LA GRADA?

Y es que las chicas a esta pregunta, lo tienen muy claro: que se les anime, que se ayude al equipo. Ellas quieren que se premie el esfuerzo, una buena jugada, una defensa intensa, antes incluso que una canasta. Un premio al trabajo y una ayuda anímica en su tarea.

Y en el fondo resulta que animar es además una muy buena estrategia para tener buena actitud en la grada.

Animar es muy buena estrategia para una buena actitud en la grada

 

Otra situación que se puede dar y resultar conflictiva es la relación entre aficiones rivales. Lo más recomendable es evitar durante el partido la interacción con la afición rival, a fin de cuentas el partido es un enfrentamiento y ya habrá otras circunstancias más favorables. 

Ya enfilando el final de esta charla de hoy se hace hincapié en otra situación interesante, quitarnos ese rol de entrenadores que todos llevamos dentro. No hay que interferir con los entrenadores, no hay que dar órdenes técnicas o tácticas, la grada está para apoyar y animar. Pensemos que si en realidad ni un entrenador tiene el control absoluto de lo que pasa en la cancha, aún menos lo va a tener la grada. Es la jugadora en todo caso la que tiene ese control y la comunicación de ella debe de ser con su entrenador. No hay que dar instrucciones técnicas. Al final nos puede parecer que no, pero las chicas lo oyen todo.

Dos conceptos a modo de resumen para esta mañana formativa:

  • Debemos enseñar a nuestras hijas que sus padres/madres se saben comportar. Eso no tiene precio.
  • Ante una emoción negativa, hay que aceptarla, identificar el pensamiento que la genera y cambiarlo.

Esperamos que para los que habéis estado en el taller haya resultado una actividad interesante. Agradecemos a Héctor su tiempo y dedicación, su disposición para poder entre todos hacer que también en la grada sigamos creciendo como club. A los que no habéis podido venir esperamos que este resumen os resulte interesante y quizá hasta os pueda ayudar a unos y otros a gestionar esos momentos de tensión que, ahora que enfilamos el final de temporada, a buen seguro que llegan.

con la colaboración de

¡¡Gracias a todos!!

#SomosReino

No hay comentarios

Añade tu comentario

error: El contenido está protegido